Get Adobe Flash player

“Las drogas afectan a todos”

 

La Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones del Ministerio de Salud de la provincia Córdoba realiza una amplia y detallada tarea con todos niveles de complejidad que la problemática requiere. Ser Solidario entrevistó a Darío Gigena Parker, su director.

 

El consumo y tráfico de drogas constituye uno de los más graves problemas sociales de la actualidad, que exige un esfuerzo para lograr la necesaria cooperación entre los distintos actores de la sociedad que permita abordar de manera efectiva una problemática tan compleja.

 

Los costos que se derivan del consumo de drogas lícitas e ilícitas impactan negativamente en la calidad de vida y en la integridad de la población, en particular en lo que respecta a la salud,

pero también en muchos otros aspectos sociales, económicos y políticos. Darío Gigena Parker es Médico Psiquiatra y desde 2015 está a cargo de la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones del Ministerio de Salud de la provincia Córdoba. En entrevista con Ser Solidario explicó cuáles son las acciones del área que dirige y de qué se trata la Red Asistencial de las Adicciones de Córdoba (RAAC).

 

La RAAC es un sistema integral, preventivo, asistencial y público para el abordaje de las adicciones que espera abarcar todo el territorio de la provincia. Tiene cuatro niveles de trabajo que van de una complejidad baja en el Nivel 1 a la máxima complejidad en el Nivel 4.

 

Estos niveles atraviesan la atención primaria, la primera escucha, la orientación y la detección precoz del problema. Se trabaja con psicólogos, trabajadores sociales y operadores terapéuticos. Se impulsan talleres preventivos de boxeo, fotografía, teatro o música, según lo que decida la gente de los barrios en los que trabajan. Actúan en las escuelas capacitando a los directivos del nivel inicial y secundario. También realizan con la Agencia Córdoba Joven talleres de fortalecimiento emocional.

 

Desde el equipo de trabajo de la RACC hacen asistencia a la población que está afectada con tratamiento ambulatorio especializado que implica consultas individuales y un programa con acciones grupales para generar cambios significativos. También trabajan con la familia.

 

Cuando la problemática es más avanzada realizan la desintoxicación y la compensación de las crisis agudas, con cuidados médicos de mayor nivel de manejo psico-famacológico y de compensación física.

 

Por otro lado, la rehabilitación a mediano plazo se realiza en comunidades terapéuticas o centros de rehabilitaciones, con controles y medidas higiénicas, dietéticas y ambientales adecuadas. En las adicciones pueden haber recaídas y se necesita tratamiento. En Córdoba, por Ley, sólo se pueden habilitar comunidades terapéuticas de puertas abiertas. “Las personas tienen que estar ahí voluntariamente, aunque sean obligadas por un juez, por la familia, o por una sanción laboral. Nada le debería impedir a esa persona irse. No es un sistema de reclusión sino de rehabilitación. Tiene un componente de salud con psicólogos y psiquiatras, y un componente educativo en el que se les enseña otro modo de vivir, otros códigos y hábitos como para cubrir sus propias necesidades y no depender de otros. Y las habilidades de relación y resolución de problemas”, dijo Gigena Parker

 

¿Con qué adicciones trabajan?

 

Las adicciones con las que trabajamos en principio son adicciones químicas como el alcohol, la marihuana, la cocaína, ilegales y legales como las benzodiacepinas que son los tranquilizantes. Pero tienen que ver con sustancias químicas porque si son adicciones conductuales como la ludopatía hay un programa especial para eso que depende de la Secretaría de Salud Mental que depende de Lotería. Para la adicción al tabaco hay un programa especial que depende del Ministerio de Salud.

 

¿Cuáles son los lugares de la provincia más afectados por el consumo problemático de drogas?

 

En la provincia de Córdoba los grandes conglomerados urbanos es donde se nota una mayor prevalencia. Sin embargo, es un problema que afecta a todos los pueblos del interior por igual, que solían estar libres de estos males. Hoy es un problema generalizado.

 

¿Con qué edades trabajan?

 

La que más nos interesa son los chicos de los 12 a 17 años. Sigue bajando la edad de inicio del consumo de alcohol. Ahora es a los 13 cuando antes era a los 15. Ha aumentado también la prevalencia del consumo de marihuana en más o menos al doble de hace siete años atrás. Es importante aclarar que no todos consumen pero pareciera que esa minoría se va haciendo cada vez más grande. El de los varones es el grupo de más riesgo. Sin embargo, la brecha del consumo de alcohol entre la mujer y el hombre, que era muy significativa hace 30 años, se ha emparejado.

 

¿Con qué otras instituciones trabajan?

 

Con sindicatos y cámaras empresarias lo hacemos a través del Ministerio de Trabajo, que ya tenemos el Programa de Prevención en Ámbitos Laborales. Sin ir más lejos, con el Programa de Prevención de Adicciones que lleva adelante la Obra Social del Personal de Luz y Fuerza de Córdoba (OSPLYFC). La UOCRA tiene un programa muy fuerte a nivel nacional.

 

¿Hay otras obras sociales como la de Luz y Fuerza que lleven adelante este tipo de programas?

 

 

En Córdoba no. Y como la OSPLYFC no conozco otras que lleven adelante todas las acciones. Sí las obras sociales están obligadas por el Plan Médico Obligatorio a brindar asistencia a las personas que tengan problemáticas adictivas. Eso requiere capacitar a personal de la obra social, al personal que realizar los controles médicos y psicológicos de las empresas y a las instituciones que tiene a su cargo el trabajador con problemas de adicciones. Hay empresas que tienen más riesgos por los horarios rotativos, porque trabajan en situaciones ambientales desfavorables como las mineras, o empresas petroleras que trabajan en zonas inhóspitas, alejados de su familia, con poca recreación, con cierta soledad. Son tareas que requieren concentración, que requieren manejo de maquinaria y de elementos peligrosos y por ende es indudable que esas empresas tienen la necesidad de llevar adelante esos programas.




El Virus del Papiloma Humano (VPH o HPV) es una familia de virus que afecta a hombres y mujeres. Existen alrededor de 100 tipos de VPH, de los cuales 40 afectan a la zona genital y/o anal, y se dividen en dos grandes grupos:

-Los VPH “de bajo riesgo oncogénico”, que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y las lesiones de bajo grado.

-Los VPH “de alto riesgo oncogénico” son alrededor de 15, y los más comunes son el 16 y el 18. También pueden producir verrugas, pero se asocian fundamentalmente a las lesiones precancerosas, que son las lesiones que pueden evolucionar lentamente a un cáncer.

El cáncer más frecuente causado por los VPH oncogénicos es el cáncer de cuello de útero en la mujer. Los demás tipos de cánceres relacionados con el VPH (pene, ano) son menos usuales. Los varones tienen la misma capacidad de contagio que una mujer. El virus se transmite por contacto sexual.