Get Adobe Flash player

Historia de médico: Braulio Aurelio Moyano


El gran legado de un hombre austero

El Hospital neuropsiquiátrico Moyano, junto al Hospital Borda, son el eje de la escuela neurobiológica argentino-germana fundada por el alemán Christofredo Jakob. Acá, una semblanza de su discípulo, Braulio Aurelio Moyano, un investigador dedicado a su trabajo.

 

Braulio Aurelio Moyano nació en Villa Mercedes, en la provincia de San Luis, el 21 de agosto de 1906. Fue hijo de un famoso médico de aquella provincia, y descendiente de una antigua familia puntana. Aunque ejerció funciones públicas, sobre todo con Ramón Carrillo, ministro de Salud de Juan Domingo Perón, Moyano fue sobre todo un investigador que permitió el avance de la neurobiología y la

psiquiatría argentina, especialmente a través del trabajo que había comenzado el profesor Christofredo Jakob, investigador alemán del que Moyano fue discípulo.

 

Fue el segundo de ocho hijos. Pasó su infancia y su juventud en Villa Mercedes, donde fue a la escuela primaria y secundaria. Sus compañeros lo recuerdan como un chico de carácter reservado, inteligente y dedicado al estudio. A los 18 años se fue a la Capital Federal donde, en cuatro años, se recibió de médico. En esa etapa de su vida también lo recuerdan como austero y poco sociable. Después de recibirse viajó a Europa donde se especializó en la Clínica Neurológica de la Salpétriére de París y en el laboratorio de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Múnich. En ese viaje conoció a destacadas personalidades de la ciencia.

 

De regreso en Argentina, decidió vivir en el hospital neuro-psiquiátrico que hoy lleva su nombre. Soltero de nacimiento y para toda la vida, se dedicó al trabajo y al estudio. Si los trabajos de Christofredo Jakob (1866-1956) incluyen aportes centrales a la neurobiología y al estudio de las relaciones entre cerebro y psiquismo, similar posición se atribuye en la neuropsiquiatría y la patología argentinas a Moyano.

 

En 1930 Moyano hizo conocer sus aportes a la difícil coloración de la neuroglía y más tarde realizó su tesis doctoral acerca de las demencias seniles y preseniles. En esta investigación Moyano descubrió en 1931 que dos enfermedades, la demencia de Pick y la demencia de Alzheimer, compartían en el cerebro ciertos ovillos y placas visibles al microscopio. Hoy, debido a ello, la medicina clasifica a ambas demencias dentro del mismo grupo, llamado tauopatías.

 

Moyano también descubrió que el primer síntoma de la demencia de Pick es la pérdida del lenguaje interior: el enfermo no puede emplear su cerebro para producir esas sensaciones internas. Algo parecido ocurre si trenzamos dos dedos del medio de una de nuestras manos y la colocamos a la espalda: si nos preguntan cuál de las dos puntas quedó más atrás y cuál más adelante, nos cuesta darnos cuenta. Igualmente cuando la mencionada demencia empieza a transformar la estructura del cerebro, nos cuesta seguir usándolo con precisión para componer las frases que pensamos.

 

Moyano también descubrió un método para perfeccionar el procedimiento para teñir las fibras del cerebro antes de examinarlas al microscopio. El invento del científico alemán Carl Weigert en Leipzig en 1882 era muy lento (toma varias semanas) y Moyano, introduciendo ciertas modificaciones, desarrolló el método de hacerlo a congelación. Desde entonces se emplazan tubos con aire a presión junto a las máquinas para cortar segmentos cerebrales. Esas máquinas, llamadas micrótomos, funcionan como una cortadora de fiambrería de altísima precisión para lograr cortes delgadísimos, de pocas milésimas de milímetro de espesor. El aire soltado encima del trozo de cerebro que se está cortando lo congela, y por este método Moyano logró revelar importantísimas estructuras cerebrales afectadas por diversas patologías.

 

Además, en 1935, junto a Roque Orlando, Moyano descubrió el mecanismo causal del signo de Argyll Robertson. Esta patología había sido descripta en 1869 por el científico europeo que le dio su nombre, y conlleva la abolición del reflejo pupilar a la luz con conservación del reflejo a la acomodación. Moyano y Orlando demostraron que este curioso fenómeno, señal típica de ciertas enfermedades, se debe a la desmielinización de las fibras nerviosas que inervan el iris, produciendo la contracción del mismo.

 

Junto con Gonzalo Bosch, Moyano enfrentó la incógnita de por qué en la tercera etapa de la sífilis resulta eficaz la malarioterapia o cura palúdica, descubrimiento por el que Wagner Von Jauregg había recibido el Premio Nobel de Medicina. Consiste en retardar o detener la demencia paralítica inoculando la malaria o paludismo. Bosch y Moyano publicaron en 1941 un detallado informe sobre el


mecanismo de acción de la malarioterapia. Estas investigaciones tienen vinculación con la enfermedad del sueño o encefalitis letárgica y, junto a otras cuestiones pendientes de explicación en materia de amnesias, tuvieron gran importancia dentro de la neurobiológica argentino-germana, para promover los desarrollos científicos acontecidos tras la muerte de Jakob en 1956 y de Moyano en 1959.

 

Más allá de su labor científica, fue también un gran impulsor de la renovación de la  enseñanza de la ciencia anátomo-patológica. Moyano pretendió aunar el estudio de la anatomía patológica con la medicina clínica y la genética que tuvieron resonancia internacional. Disgustado por los cambios en la administración científica que llegaron tras el golpe de Estado de 1955, Moyano pasó su último mes de vida muy pensativo, contemplando el invierno desde los ventanales del laboratorio a su cargo en el Hospital Borda. Cuando falleció, apenas tenía 53 años.


EL MOYANO

 

El Hospital Braulio Aurelio Moyano es un neuropsiquiátrico de la Ciudad de Buenos Aires dedicado a la atención de mujeres. Junto con el Hospital Borda es la sede central de la escuela neurobiológica argentinogermana fundada por el psiquiatra alemán Christofredo Jakob. Queda en el barrio de Barracas y ocupa 17 hectáreas. Posee casi 1.500 camas y 37 servicios asistenciales. Es la cabecera del Área Programática de Atención Comunitaria en Salud Mental que abarca la zona sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Este hospital, que corresponde al modelo asilar con una estructura manicomial, presta servicios a la población adulta femenina y es uno de los dos únicos hospitales psiquiátricos de Buenos Aires que cuenta con un quirófano. El otro es el hospital Borda.


El Virus
del Pap
iloma Humano (VPH o HPV) es una familia de virus que afecta a hombres y mujeres. Existen alrededor de 100 tipos de VPH, de los cuales 40 afectan a la zona genital y/o anal, y se dividen en dos grandes grupos:

-Los VPH “de bajo riesgo oncogénico”, que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y las lesiones de bajo grado.

-Los VPH “de alto riesgo oncogénico” son alrededor de 15, y los más comunes son el 16 y el 18. También pueden producir verrugas, pero se asocian fundamentalmente a las lesiones precancerosas, que son las lesiones que pueden evolucionar lentamente a un cáncer.

El cáncer más frecuente causado por los VPH oncogénicos es el cáncer de cuello de útero en la mujer. Los demás tipos de cánceres relacionados con el VPH (pene, ano) son menos usuales. Los varones tienen la misma capacidad de contagio que una mujer. El virus se transmite por contacto sexual.