Get Adobe Flash player

Programa de soporte al autocuidado

“El Programa es una escuela donde se aprende a comer”

El Programa de Soporte al Autocuidado es un tratamiento de dieta y actividad física pero, sobre todo, “un modelo de conducta”, tal como dijo Jaime Mazal, su Coordinador, en esta entrevista compartida con Evelina Di Nápoli, la couching.


La Obra Social del Personal de Luz y Fuerza de Córdoba (OSPLYFC) apuesta a la prevención de las enfermedades y al bien-estar de sus afiliados. Por eso implementó en 2014 un programa que ayuda a los afiliados con sobrepeso u obesidad. Esta actividad de vanguardia evita los factores de riesgo para la salud de los trabajadores y mejora su calidad de vida.

¿Qué evaluación hacen del Programa desde que se puso en marcha en 2014?

 

Evelina Di Nápoli: Lo que se ha modificado mucho es que los pacientes ahora tienen que asumir un compromiso mayor. Antes el Programa duraba seis meses: llegaban hasta Programa de Soporte al Autocuidado cierto objetivo de peso y después pasaban al mantenimiento. Ahora tienen que firmar un consentimiento donde se comprometen a que, en 90 días, tienen que llegar a cierto peso para poder continuar. Si no se relajan mucho y se pierde el objetivo del Programa. También se les exige una serie de análisis de ergometría, electrocardiograma, entre otros. La Médica Clínica a cargo, la Dra. Analía Moreno, es la que firma el certificado médico de los pacientes que están en condiciones de ingresar al Programa. Es un examen para ver en qué estado de salud entró…

Jaime Mazal: Sí. No todos están en condiciones de comenzar un entrenamiento de dieta y actividad física, que son los dos pilares fundamentales del Programa. El que no esté en condiciones es derivado al Área de Nutrición Clínica de la Obra Social y no al Programa.

 

¿Cómo definiría al Programa?

JM: Es un modelo de conducta, una escuela donde se aprende a comer. Algo que  deberíamos saber todos. Por eso tiene un tiempo determinado y el paciente una vez que aprendió, debe abandonar el Programa para darle lugar a otro. Lo primero es cumplir con los 90 días del peso teórico posible que lo fijan las nutricionistas de acuerdo a la altura, a la edad, etcétera. Si no lo alcanzan, deben dejar el Programa. Quiere decir que algún elemento de su conducta no está funcionando y debe dejar el lugar a otra persona. Quien a los 90 días pudo alcanzar el peso teórico posible continúa en la escuelita hasta llegar al peso objetivo, luego hace un tiempo de mantenimiento y se va.

 

¿Quiénes no están en condiciones de entrar al Programa?

 

JM: Pacientes con enfermedades cardíacas avanzadas, con enfermedad obstructiva crónica, con trastornos muy importantes de las articulaciones y los músculos. Todo está ligado a la actividad física. Y en el caso de los pacientes cardíacos tiene que ver con el modelo de la dieta, porque son pacientes muy lábiles a los que un cambio en la  alimentación podría traerle algunos trastornos no requeridos. Además, por protocolo no se puede iniciar una terapia sin conocer previamente quién va a hacer uso de esa terapia.

EDN: Hay que tener en cuenta que los controles son semanales y deben tener la  posibilidad de venir todas las semanas y hacer un control de media hora. Deben tener la disponibilidad horaria para hacerlo.

 

A partir de la disminución de seis a tres meses, de los objetivos de reducción de peso y de la actividad física, ¿qué respuesta tienen de los pacientes?

 

EDN: Muy buena. Hemos llegado a que se haga más rápido el mantenimiento.

JM: Porque le estás poniendo un límite. Le estás diciendo que ésta es una escuela. Como si fuera a la universidad, donde el cursillo de ingreso son los 90 días y si no aprobás, lamentablemente no quedás en el Programa. Es un desafío para ellos.

EDN: En esos 90 días, por más que se enfermen o se vayan de vacaciones, al plan lo tienen que seguir. Porque muchos piensan que se van de vacaciones y que pueden retomar cuando vuelven. Son los tres meses de corrido.

 

¿Cuántos afiliados están participando del Programa?

 

EDN: Hoy tenemos un cupo de 56 pacientes. Cinco pacientes están en mantenimiento y en agosto se les estaría dando el alta. Hemos incorporado personas mayores de 50 años y ahora estamos incorporando afiliados activos y jóvenes de 18, 30 y 40 años. Gente que tenga un Índice de Masa Muscular superior a los 30 y que pueda rendir las condiciones para incorporar la actividad física a su vida. Aunque siempre la complicación está en los horarios, en el trabajo que es rotativo, por turnos. Por eso estamos trabajando en una nueva aplicación para dispositivos móviles para que puedan tener un seguimiento más personalizado y más sencillo.

 

JM: Más del 60 por ciento de los afiliados y adherentes a la OSPLYFC tiene trastornos del peso. De ese 60 por ciento, el 70 por ciento tiene sobrepeso y el 30 por ciento obesidad. Del sobrepeso se vuelve rápido con un modelo de conducta. De la obesidad es más difícil porque requiere mayor intensidad de trabajo, mayor auto-convencimiento respecto a lo que se va a hacer. Por eso a los pacientes también se les hace una consulta psicológica de admisión. Una psicóloga evalúa si ese paciente, en su fuero interno, realmente está con ganas de hacer el sacrificio. Para el que tiene sobrepeso no es tanto. Pero para el obeso es un problema. Es una adicción como el alcohol, como las drogas. Hay lugares de donde es más difícil volver. Esta es una Obra Social que tiene mucha obesidad en gente joven. La obesidad tendría alguna evidencia de relación con el cáncer y fue declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una epidemia mundial. La idea es aumentar el cupo a 75 y a fines de año tratar de estar en los 100 pacientes simultáneos para que la oportunidad de ingresar al Programa sea más rápida.




Bajo y
alto ri
esgo

El Virus del Papiloma Humano (VPH o HPV) es una familia de virus que afecta a hombres y mujeres. Existen alrededor de 100 tipos de VPH, de los cuales 40 afectan a la zona genital y/o anal, y se dividen en dos grandes grupos:

-Los VPH “de bajo riesgo oncogénico”, que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y las lesiones de bajo grado.

-Los VPH “de alto riesgo oncogénico” son alrededor de 15, y los más comunes son el 16 y el 18. También pueden producir verrugas, pero se asocian fundamentalmente a las lesiones precancerosas, que son las lesiones que pueden evolucionar lentamente a un cáncer.

El cáncer más frecuente causado por los VPH oncogénicos es el cáncer de cuello de útero en la mujer. Los demás tipos de cánceres relacionados con el VPH (pene, ano) son menos usuales. Los varones tienen la misma capacidad de contagio que una mujer. El virus se transmite por contacto sexual.