Get Adobe Flash player

“Brochero le pertenece al mundo”

 

El intendente de Cura Brochero, Gustavo Pedernera, compartió su mirada sobre el crecimiento de la ciudad, atravesada por la figura del santo cordobés. Además habló sobre el valor que tiene el aporte de la Obra Social del Personal de Luz y Fuerza de Córdoba (OSPLYFC) en la construcción de la capilla en homenaje al Cura Gaucho.

 

Gustavo Pedernera es el intendente de Cura Brochero, una de las ciudades más importante del valle de Traslasierras que hoy es conocida internacionalmente por ser el lugar donde se radicó y realizó sus mayores obras el Cura Brochero, el primer santo argentino. “Estamos con muchos emprendimientos, con muchas posibilidades de seguir creciendo a partir de la figura de nuestro santo. La beatificación en septiembre de 2013 y su santificación en

octubre de 2016 han sido acontecimientos muy importantes. Es algo que hemos esperado mucho tiempo”, dijo el intendente.

 

¿Qué representa la participación de la Obra Social en la construcción de la capilla?

 

En 2013 empezamos una relación hermosa con el Doctor Andrés Chianalino. Sabíamos que estábamos trabajando por algo a lo que nos convocaba Brochero. En octubre de 2016 llegamos a la santificación, donde pudimos vivir un acontecimiento histórico. Entre todas las obras que se han podido llevar a cabo tenemos la alegría y el orgullo de haber podido inaugurar la capilla dedicada exclusivamente al santo Brochero. Se ha podido hacer con el esfuerzo de mucha gente y organismos, entre ellos la gente de los tres sindicatos de Luz y Fuerza y de la Obra Social, que han colaborado abierta y desinteresadamente para que se abra una capilla que hoy es muy visitada todos los días, por turistas y peregrinos. En la capilla participó la Iglesia, la Municipalidad, el Gobierno de la provincia de Córdoba, Luz y Fuerza, particulares que hicieron sus aportes y lograron que la capilla sea una realidad como monumento histórico de lugar asignado al santo. Hacer y terminar esa obra en dos años habla de algo increíble. Sé de la capacidad que tiene Luz y Fuerza, del compromiso y de las actividades que llevan a cabo. He encontrado en el Doctor Chianalino una persona de mucha confianza, sincero, sencillo. Eso es lo que estamos esperando: conocer gente e instituciones que comulguen con Brochero y que quieran ser parte, y estamos preparados para abrir las puertas.

 

¿Qué significa el Cura Brochero para la localidad?

 

Yo tengo 56 años y desde los 6 o 7 años participo en actividades con mucha gente que tiene ese fervor brocheriano. Hemos esperado más de 50 años este momento de la santificación. Hoy representa todo. Porque Brochero cuando fue como sacerdote se encontró con la pobreza, con la falta de educación y de obras. Brochero ha provocado un cambio extraordinario porque nos ha generado todas las expectativas de una transformación para todos nosotros. Buscamos que esa transformación se trasmita y la reciban todas las familias de Brochero y de Traslasierras para tener una mejor calidad de vida.

 

¿A qué tipo de transformación se refiere?

 

A un mejor pasar y un mejor nivel de vida. El oeste de Córdoba es uno de los sectores con mayor pobreza y falta de recursos. Brochero trabajó en esa zona tratando de mejorar la calidad de vida. Eso es lo que se está haciendo: transformarle la vida a sus habitantes, que podamos ver un futuro mejor, que podamos generarnos nuestro propio porvenir. Es un desafío para nosotros.

 

¿Cuáles son los desafíos que hay por delante?

 

Brochero nos ha transformado la vida porque aquellos que estamos acostumbrados a vivir en un pueblo tranquilo, sencillo, reposado, teníamos trabajo en el verano y durante el resto del año había que pasarlo. Hoy esa realidad se va transformando por la cantidad incesante de peregrinos, de turistas que van a descubrir a Brochero y la inquietud de saber quién era. Todo lo que va sumando, lo que hace al entorno natural que nos acompaña, hace que seamos un pueblo elegido, con una riqueza histórica natural muy linda. Estamos con un desafío enorme para que nuestra localidad se siga transformando, pero también para cuidar su legado. Cuidar lo que es la imagen de Brochero, que no se degrade, cuidar el medio ambiente para que la montaña, el río, que el aire sea igual. Mantenerlo. Es el gran desafío que tenemos para adelante. A partir del descubrimiento de Brochero y la santificación decimos que el santo ya no nos pertenece sino que le pertenece al mundo.

 

¿Cómo hacer para que no se tergiverse el legado de Brochero?

 

Son varios aspectos de Brochero que hay que preservar. La cuestión histórica que está alrededor de Brochero y de su vida. Hay que cuidarla y mucho. Eso se hace trabajando conjuntamente con la Iglesia y las instituciones, tratando de unificar el mensaje en torno a la figura del santo y que no sea mal intencionado, tergiversado, sino que sea el mensaje justo respecto a la vida y la obra de Brochero.

 

¿Qué proyectos hay en marcha?

 

Una de las cosas que estamos preparando y que va a generar mano de obra e ingresos para la comunidad es la capacitación de los guías en turismo. Lo otro es trabajar para mantener la esencia y la característica de nuestro pueblo a través de una propuesta cultural y social que mantenga nuestra idiosincrasia. Eso se mantiene al saber quiénes somos y a dónde queremos ir. Para ello trabajamos con una propuesta cultural por medio de la música, del baile, de actividades recreativas que preserven y rescaten lo nuestro. Brochero siempre se ha caracterizado por ser un pueblo de gente muy humilde y solidaria. Hay que cuidar la obra pública y privada, el casco histórico, la manzana brocheriana. Vamos a seguir con esos proyectos tratando de darle una impronta turística, religiosa, cultural y familiar para mantener esta característica. Lo vamos a hacer con otras instituciones. También estamos trabajando para que en los colegios se empiece a implementar educación sobre Brochero. Cada uno de nosotros tenemos que saber que es un pueblo turístico con ciertas características y bondades y tenemos que asumir esa realidad de informantes turísticos. Esto es lo que hemos esperado por años.

 


A los 18 años Gustavo Pedernera entró a trabajar en la Cooperativa de Mina Clavero. Luego de ejercer la actividad privada, en 1997 ingresó a la política y alcanzó el puesto de Concejal. Desde el 12 de diciembre de 2017 tiene a su cargo la intendencia de Cura Brochero. “Iniciamos la gestión desde un espacio netamente vecinalista. Esas cosas de la vida y del reacomodamiento de la política nos llevaron a formar parte del Frente Cívico. Pero el espíritu de la gestión siempre ha tenido un espíritu vecinalista, conformado por integrantes de distintos signos políticos e ideologías. Eso nos ha hecho mantenernos en el espacio, siempre tratando de generar todo lo que se pueda para Brochero”, dijo Pedernera.













Bajo y alto riesgo

El Virus del Papiloma Humano (VPH o HPV) es una familia de virus que afecta a hombres y mujeres. Existen alrededor de 100 tipos de VPH, de los cuales 40 afectan a la zona genital y/o anal, y se dividen en dos grandes grupos:

-Los VPH “de bajo riesgo oncogénico”, que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y las lesiones de bajo grado.

-Los VPH “de alto riesgo oncogénico” son alrededor de 15, y los más comunes son el 16 y el 18. También pueden producir verrugas, pero se asocian fundamentalmente a las lesiones precancerosas, que son las lesiones que pueden evolucionar lentamente a un cáncer.

El cáncer más frecuente causado por los VPH oncogénicos es el cáncer de cuello de útero en la mujer. Los demás tipos de cánceres relacionados con el VPH (pene, ano) son menos usuales. Los varones tienen la misma capacidad de contagio que una mujer. El virus se transmite por contacto sexual.