Get Adobe Flash player

“Orientamos con prevención"

Integrantes del Área de Traumatología del Centro de Salud Agustín Tosco explican las diferentes patologías óseas que se dan entre la población de afiliados de la OSPLYFC y los cuidados necesarios para prevenirlas.

 

El Centro de Salud Agustín Tosco de la Obra Social del Personal de Luz y Fuerza de Córdoba (OSPLYFC) cuenta con un equipo de especialistas en traumatología que atiende a los afiliados desde su nacimiento hasta la vejez. De acuerdo a la edad de los pacientes es posible agrupar algunas patologías óseas y el tratamiento adecuado para su prevención.


El Área de Traumatología está integrada por José Nicolás Caruso, Lucas Aleu, Fernando García, Andrés Agüero y Gastón Echeñique, un equipo de profesionales que abarca a todas las subespecialidades de esta rama de la medicina. Algunos de los casos que trabajan son lesiones traumáticas, enfermedades congénitas, ortopedia, fracturas, luxaciones de huesos, lesiones de ligamentos, tendones, músculos y afecciones de la columna vertebral. La revista Ser Solidario dialogó con los especialistas en traumatología Aleu y Echeñique.

 

¿Qué tipo de problemas óseos presentan los afiliados de la OSPLYFC?

 

Gastón Echeñique: La población etaria de la Obra Social se caracteriza por ser muy variada. A los pacientes infantiles los vemos con el Doctor Fernando García. Observamos patologías de niños relacionadas con el crecimiento. Las patologías más frecuentes son de pie, rodilla, cadera y columna. Generalmente son ortopédicas, no hay fracturas. Son aquellos que tienen pie plano, por ejemplo. Nosotros orientamos la atención hacia la prevención. Una vez al año hay control del niño sano para ver su desarrollo. Después hay un control que recomendamos cuando empiezan la edad escolar.

 

Lucas Aleu: Más que todo se previene. Por lo general uno controla a todos los chicos para ver cómo evolucionan respecto al crecimiento, para ver cómo está la dosificación, de ahí podemos prevenir un montón de enfermedades que son mucho más complejas de tratar en estadios más avanzados. Apuntamos al control del niño sano que es lo más importante. Se pesa, se mide, se ve cómo está la dosificación, se ven los trastornos, si tiene pie plano o no. Los pacientes muchas veces vienen con muchas dudas. Los padres no saben qué calzados ponerle. Entonces agotamos todas esas dudas también. La escoliosis, por ejemplo, aumenta a medida que el paciente crece. En las etapas de crecimiento podemos abordar los casos mucho mejor que cuando el crecimiento ya terminó. Se trabaja en el control y la prevención.

 

GE: El seguimiento y el tratamiento ortopédico son muy variados. Puede ser desde una indicación de natación hasta un seguimiento anual y ver si crece o no la curva de la escoliosis y, de acuerdo a eso, se puede poner hasta un corcet para hacer que no crezca más esa curva escoliótica. Pasado un grado, a veces son quirúrgicas.

 

¿Las patologías en niños son las mismas que diez años atrás o se ven cambios?

 

GE: En general lo que hemos visto es que la actividad que hacen los chicos es diferente a la que hacían los niños antes y, generalmente, se han adelantado algunas patologías. Por ejemplo, los dolores de columna que, sin tener una escoliosis, tienen hipotinia muscular que provoca cervicalgia, dorsalgia, lumbalgia, por la falta de actividad física.

 

LA: A veces es al revés. Las exigencias son tan grandes por parte de los padres, de los entrenadores y de los propios chicos, que son sobreentrenados. Las tensiones y el estrés le producen lesiones. No es un estrés psicológico, sino que es un estrés físico por sobre-entrenamiento, por sobre-exigencia. Entonces los chicos, los padres y los mismos entrenadores generan patologías por estrés. Eso también se está viendo mucho.

 

GE: El sedentarismo también. Hoy Internet, celular, la Tablet y todo lo que es electrónica, alejan a los chicos de las plazas y de los deportes. El sobrepeso también se ve.

 

¿En la población adulta qué lesiones se dan?

 

GE: En el grupo etario de adultos mayores, que son los jubilados y los que están por jubilarse, las patologías prevalentes son de hombro, cadera y rodilla. Hay artrosis, patologías degenerativas de columna, como pinzamientos, hernias de disco, escoliosis y aparecen más que todo las fracturas.

 

LA: Estas patologías son extremadamente frecuentes en este tipo de pacientes. La demanda física que tiene el trabajador de Luz y Fuerza es importante. Cuando va aumentando en edad, la patología degenerativa va acrecentándose y es más común por el tipo de actividad. Hay que apuntar a la prevención.

 

GE: Eso está relacionado con el puesto que ocuparon durante todos los años de trabajo. Los que trabajan en la calle, los operarios, los que están cavando zanjas, presentan estas patologías más que los que son administrativos.

 

En la cancha

 

Entre la población masculina de la Obra Social hay muchos afiliados que juegan al fútbol. La mayoría lo hace una vez a la semana como única actividad física. Esta situación va de la mano de una realidad mundial: hay una tendencia al sedentarismo en hombres, mujeres y niños, que es alarmante. Este escenario se complementa con un ritmo de vida asociado a una alimentación con alta ingesta de sal, grasas e hidratos de carbono, y pocas vitaminas y fibras, con afiliados que tienen obesidad, sobrepeso e hipertensión. El Dr. Gastón Echeñique contó a Ser Solidario que entre los deportistas de la OSPLYFC los problemas que prevalecen son de rodilla, hombros y hay muchas lesiones de ligamentos. “Lo que más se ve son lesiones por falta de entrenamiento. Los afiliados no entrenan durante la semana y tienen 10, 15 o 20 kilos de más. Aparecen patologías como desgarros, lesiones de meniscos, de tobillo y de rodilla. Muchas derivan en operaciones quirúrgicas porque aparecen lesiones de ligamentos cruzados que provocan una dificultad en la marcha, fractura de tobillo, luxaciones de hombros, entre otras”, dijo el especialista.

 

Además, cuando un paciente va a hacer deporte, es conveniente que primero se atienda con un médico cardiólogo que le haga una valoración cardiológica para ver el estado de salud general. “La actividad física es cada vez más agresiva. Se sacan toda la bronca de la semana. Las lesiones son cada vez más importantes y el paciente se prepara menos. Tienen muy poco entrenamiento. Llega el finde semana y hacen todo lo que no hicieron en la semana, lo que provoca lesiones más duras”, agregó el médico Lucas Aleu.

 

Echeñique explicó que “un golpe pavo puede derivar en una rotura de ligamento cruzado, con ausencia en los puestos de trabajo, seis meses de licencia y un entorno que no es bueno para nadie. Es más el costo que el beneficio”.

 

La kinesiología también forma parte de los diferentes tratamientos que se hacen por traumatologías. “Hay kinesiólogos especializados en la materia con quienes trabajamos en conjunto patologías que pueden ser quirúrgicas o no. Hacen un seguimiento. Con ellos se hace el postoperatorio y de este modo el seguimiento es más personalizado y con mejores resultados”, dijo Echeñique.

 

¿Hay información sobre las lesiones que pueden causarse?

 

LA: La mayoría de los pacientes son muy obedientes y son muy buenos pacientes. Cuando se les explica bien o cuando sucede una lesión corporal, se le empieza a dar importancia. Por eso apuntamos a la prevención y no al tratamiento.

 

¿Qué lugar ocupa la prevención?

 

LA: La prevención apunta al análisis antes de hacer una actividad física. Se hacen múltiples estudios como son los screenings, que permiten detectar un montón de patologías que de otra manera se pasan por alto. Patologías cardíacas y respiratorias en muchos pacientes que no están capacitados para hacer una actividad física de alto rendimiento. Entonces esa prevención ha bajado mucho el riesgo de morbilidad.

 

¿Qué ocurre en los adultos mayores?

 

GE: Hay pacientes con un buen seguimiento y patologías de rodilla, cadera, columna. También hacemos un plan de tratamiento que no siempre significa llegar al quirófano. Con la OSPLYFC se coordina todo el seguimiento fisioterapéutico y de programas que incluyen actividades como la natación y el yoga. Se les da oportunidades a los pacientes.

 

LA: Siempre trabajamos interdisciplinariamente en todas las edades: con prevención, calidad de vida y promoción, buena alimentación y actividad física.

 

 


 



 

 

 



Bajo y alto riesgo

El Virus del Papiloma Humano (VPH o HPV) es una familia de virus que afecta a hombres y mujeres. Existen alrededor de 100 tipos de VPH, de los cuales 40 afectan a la zona genital y/o anal, y se dividen en dos grandes grupos:

-Los VPH “de bajo riesgo oncogénico”, que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y las lesiones de bajo grado.

-Los VPH “de alto riesgo oncogénico” son alrededor de 15, y los más comunes son el 16 y el 18. También pueden producir verrugas, pero se asocian fundamentalmente a las lesiones precancerosas, que son las lesiones que pueden evolucionar lentamente a un cáncer.

El cáncer más frecuente causado por los VPH oncogénicos es el cáncer de cuello de útero en la mujer. Los demás tipos de cánceres relacionados con el VPH (pene, ano) son menos usuales. Los varones tienen la misma capacidad de contagio que una mujer. El virus se transmite por contacto sexual.