Get Adobe Flash player

Gestión y calidad en la Obra Social

 

 

Por Andrés Chianalino – Director de la OSPLYFC

 

 

 

En el trascurso de los años en los que he participado del Seminario para Líderes y Profesionales de Salud Latinoamericanos que organiza la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, fuimos una de las primeras obras sociales nacionales que implementó la historia clínica electrónica, una idea que surgió de haber visto cómo funcionaban las historias clínicas electrónicas en los centros de salud de Boston. Lo mismo pasó con la receta electrónica y las indicaciones electrónicas con doble pantalla para que vean el paciente y el médico, y la impresión de la receta para que sea legible.

 

El hecho de haber aplicado esta nueva tecnología –además de sentirnos contentos por la modernización– significa disminuir el error médico. Es una de las razones por las cuales se generan estos sistemas. La receta se imprime y pasa a la red de farmacias, con la información clara. El sistema mismo hace recordatorios de los medicamentos y avisa si hay contraindicaciones.

 

A su vez, a partir del registro de las historias clínicas, se trabajó en calidad y el pago por el desempeño de los profesionales. Se le paga una consulta básica y un adicional por calidad para que el médico esté incentivado en completar todos los casilleros, hacer las indicaciones, la receta electrónica, y un tiempo de consulta que medimos para que sea de 15 a 20 minutos y no de 5 o 10 minutos. Todo esto se traslada a un tablero informatizado donde cada tres meses se hacen ajustes en el sistema. Aparte del incentivo para los profesionales esto repercute en que haya mejor calidad de atención para nuestros afiliados.

 

Todas estas ideas han salido de ver sistemas, de intercambiar información, de contactarnos con profesionales, de visitar centros más avanzados, para lograr beneficios para nuestra Obra Social. Ahora vamos a dar un paso más y aplicaremos tecnología para el control de peso a través de una aplicación de celulares con sistema de medición de diferentes variables. Poder hacer todo esto como Obra Social que atiende a 15 mil afiliados distribuidos en toda la provincia de Córdoba, son hechos que nos alegran y nos devuelven muchísimo del esfuerzo que hacemos con nuestro trabajo.

 


 



 

 

 



Bajo y alto riesgo

El Virus del Papiloma Humano (VPH o HPV) es una familia de virus que afecta a hombres y mujeres. Existen alrededor de 100 tipos de VPH, de los cuales 40 afectan a la zona genital y/o anal, y se dividen en dos grandes grupos:

-Los VPH “de bajo riesgo oncogénico”, que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y las lesiones de bajo grado.

-Los VPH “de alto riesgo oncogénico” son alrededor de 15, y los más comunes son el 16 y el 18. También pueden producir verrugas, pero se asocian fundamentalmente a las lesiones precancerosas, que son las lesiones que pueden evolucionar lentamente a un cáncer.

El cáncer más frecuente causado por los VPH oncogénicos es el cáncer de cuello de útero en la mujer. Los demás tipos de cánceres relacionados con el VPH (pene, ano) son menos usuales. Los varones tienen la misma capacidad de contagio que una mujer. El virus se transmite por contacto sexual.