Get Adobe Flash player

Editorial: Lazos de vida

Por Dr. Andrés Chianalino – Director de la OSPLYFC

 

La atención o gestión personalizada hacia los pacientes es una posición indiscutible en el sistema de salud actual. A través de esta gestión se privilegia la atención primaria y ambulatoria, poniendo especial énfasis en el cuidado permanente y particular de cada persona. Esta característica la hemos determinado como propia y se pone en práctica en nuestra Obra Social a través de un equipo de profesionales que se dedica a ver cuál es la patología y ver cómo se resuelve de acuerdo a las necesidades particulares de cada paciente. Asignando los recursos y buscando alternativas para un adecuado tratamiento.

 

Los sistemas prepagos son muy diferentes a esta política de gestión personalizada. Al contrario, tienen un menú de coberturas automatizado. Lo que significa que ya tienen determinadas las coberturas de antemano, desconociendo la historia personal de cada paciente. No conozco un departamento en estas empresas que gestione o atienda a una persona de manera individual. Nadie se preocupa si el paciente puede pagar o no; o si la indicación médica es acertada o no, salvo cuando se generan los recursos de amparo donde el reclamo entra en otro nivel. Pero estos lineamientos responden a la naturaleza de estos sistemas prepagos: son empresas con fines de lucro y necesitan ganar dinero.

 

Muy por el contrario, la seguridad social no tiene fines de lucro. Los recursos que se eficientizan o se ahorran se vuelcan en otros servicios o en las necesidades particulares de un paciente que requiere una atención que no está prevista en los planes normales, pero que consideramos que son alternativas para mejorar su vida. Es por eso que nuestra política en la gestión personalizada pone especial interés en la prevención y en el cuidado permanente de cada uno de nuestros afiliados, fortaleciendo su bienestar psicofísico.

 

Hace varios años que a través de la revista Ser Solidario transmitimos historias de vidas que son ejemplos de nuestra gestión personalizada. Los relatos de cada persona son un claro ejemplo del contacto humano que privilegiamos, de la atención integral y preventiva que generamos y de los lazos solidarios que siempre están vivos en esta gran familia de trabajadores.