Get Adobe Flash player

Hipertensión y embarazo

Los desórdenes hipertensivos se encuentran entre las complicaciones médicas más comunes del embarazo, y ocurren en alrededor del 10 por ciento de los casos.

 

Los desórdenes hipertensivos se encuentran entre las complicaciones médicas más comunes del embarazo, y ocurren en alrededor del 10% de éstos. Existen muchas otras causas de embarazo de alto riesgo contándose entre las más frecuentes (excluyendo la hipertensión) a la diabetes, y a los problemas renales. Un control médico completo de la madre y el bebé es la mejor forma de prevenir complicaciones. Durante el embarazo, tanto las madres como los bebés son susceptibles de contraer enfermedades que pongan en riesgo su salud y transformarse en un embarazo de riesgo. La patología más frecuente es la hipertensión al afectar entre

el 9 y el 14% de las embarazadas y es más frecuente en mujeres mayores de 35 años. Además, muchas mujeres no saben que son hipertensas ya que, excepto en algunos casos, no presentan síntomas.

 

Por otra parte, el riesgo aumenta en aquellas futuras madres menores de 20 años o mayores de 35 con antecedentes de hipertensión crónica o con sobrepeso. En general, estas pacientes tienen un régimen de consultas más frecuente, deben controlar su presión arterial con regularidad, y se las instruye acerca de la importancia de cumplir con las indicaciones del médico.

 

Aquellas madres con hipertensión tienen riesgo aumentado para desarrollar complicaciones tales como desprendimiento de placenta, alteración de la coagulación de la sangre, hemorragia cerebral, daño en el hígado, e insuficiencia renal aguda. Sin embargo, en general, en las embarazadas que cumplen con los controles prenatales y las indicaciones de su médico, la hipertensión arterial no provocará complicaciones para ella ni para el feto.

 

Cuando se trata de mujeres con historia de hipertensión previa al embarazo, la consulta previa a la concepción resulta fundamental, ya que la enfermedad debe estar controlada antes de transitar la maternidad. Otro de los factores de riesgo que podemos encontrar durante el embarazo es la diabetes. Sin embargo, afecta en menor medida porque generalmente las pacientes que padecen esta enfermedad previamente al embarazo ya están bajo tratamiento médico y controladas. Lo recomendable para las mujeres que no padecen diabetes previa al embarazo, es realizar pruebas sobre todo promediando el segundo trimestre para asegurarse que la madre no contraiga diabetes gestacional.

 

La mayoría de las enfermedades de riesgo que afectan a la futura madre y a su bebé se pueden prevenir o controlar con la asistencia pre natal, y una asistencia regular al médico y realizando los estudios indicados por el médico durante los 9 meses de embarazo.

Lee el informe en la revista Ser Solidario: https://goo.gl/QpMFLi